Martes, 30 de Diciembre de 2014

Deporte con proyección de futuro

Por: CLAUDIO MORRESI

Haciendo un balance de 2014, en materia de política deportiva, podemos observar cómo se han profundizado los avances que se han implementado en los últimos años.

 

Algunos de estos logros, pese a su escasa repercusión mediática, tendrán una gran incidencia en el futuro de los argentinos: la Cámara de Diputados les ha dado media sanción a las leyes de promoción de la asistencia a los clubes de barrio y del derecho a la formación deportiva.

 

Los clubes de barrio, hacedores de sueños deportivos, tendrán un Estado que los acompañará en su monumental tarea y, además, cuando se cumpla el sueño de miles de deportistas de integrar y competir en un primer equipo, esos clubes que los acompañaron en sus respectivos crecimientos deportivos recibirán una compensación por la tarea de haber contribuido a su formación.

 

Por otra parte, los deportes olímpicos continúan recibiendo el apoyo financiero del Estado nacional para solventar sus giras, planes de entrenamientos y becas, con vistas a los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. La intensiva preparación de nuestras selecciones olímpicas, sostenidas con los recursos públicos, en forma constante, permite augurar la obtención de buenos resultados en tan importantes competencias.

 

Junto con lo señalado, se ha implementado a través del Ente Nacional del Alto Rendimiento Deportivo –Enard– un ambicioso programa de detección de talentos con miras a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, lo que permitirá que cerca de un millón y medio de jóvenes de todo el país puedan ser evaluados en relación con sus aptitudes para el deporte de alto rendimiento. De esta manera, se cumplirá el principio fundamental de que todos y todas tengan las mismas posibilidades de crecer y desarrollarse, sin importar dónde vivan o qué condición social tengan.

 

En el plano de la solidaridad social y los derechos humanos, resulta importante destacar, entre otras acciones, la participación de Lionel Messi y Javier Mascherano en el spot publicitario de las Abuelas de Plaza de Mayo y que tuvo una amplísima difusión durante el último Campeonato Mundial de Fútbol. Este spot sirvió con creces para resaltar la histórica lucha de las Abuelas y, al mismo tiempo, fue una herramienta más para lograr, en este año, la restitución de la identidad de cuatro jóvenes y conocer el destino final de otros tres que fueron asesinados en el vientre de sus madres.

 

Los Juegos Nacionales Evita –la máxima expresión del deporte social en nuestro país– siguen creciendo en cantidad de participantes, afirmándose así el derecho de toda persona que viva en nuestro país a acceder a la práctica deportiva. Sobre este punto debemos agregar que, muchos de los que este año participaron de los Juegos y que han nacido entre los años 2000 y 2001, tendrán la posibilidad de lucir las camisetas celestes y blancas cuando representen a la Argentina en los próximos Juegos Olímpicos de la Juventud.

 

Para finalizar, en la cúspide del deporte, el gran resultado que alcanzó nuestra Selección de fútbol durante el Mundial de Brasil, el subcampeonato mundial de Judo logrado en Rusia por esa petisa inmensa que es Paula Pareto, el ascenso de nuestro equipo masculino de vóleibol –que subió del noveno al sexto puesto en el ranking mundial–, el título mundial en automovilismo de Pechito López y la despedida de la más grande de todos los tiempos, Lucha Aymar, luego de sumar otro campeonato de hockey en su interminable vitrina, han sido algunos de los hechos deportivos más relevantes que nos ha dejado este año que culmina.

 

Más y mejores leyes, apoyo financiero permanente, participación masiva, compromiso solidario, logros deportivos son sólo algunos de los hechos que afirman una política de Estado para el deporte que sigue progresando cada vez más.

 

 

CLAUDIO MORRESI   Secretario del Observatorio Nacional de Deporte y Actividad Física

#1412